Saltar al contenido

Miedo al veterinario.

Al igual que las personas muchos perros tienen miedo de ir al veterinario.

Estos son algunos consejos que ayudarán a vuestros perros para ir al veterinario no sea una experiencia traumática.

1- Cuando es cachorro: desde bien pequeño, debes acostumbrarlo a que «manipulen» todas las partes del cuerpo– Orejas, patas, barriga…Ya sea por ti o por tus amigos y familiares. Así no le resultará incómodo que un extraño lo toque cuando vayas al veterinario.

2- Si tu veterinario está cerca de casa, haz simples visitas  de cortesía, solo para ir a saludar, ir a comprar algún juguete o hacer los papeles del animal… la idea es que desde un principio se familiarice con el lugar y lo asocie con un lugar que es agradable y conocido para él.

3- Si no sufre de algún dolor tipo muscular u otro. Antes de ir al veterinario, debes darle un gran paseo para vaciar su energía y agotarlo. Así, el nivel de ansiedad será menor. Recuerda que la ansiedad se transforma en miedo. Si quieres ayudar a tu perro, sal a correr con él si su estado físico se lo permite.

4- Intentar entrar justo en el momento en el que os den paso y no llegar media hora antes. Los perro huelen el dolor y la ansiedad y la sala de espera de un veterinario puede ser un lugar estresante para vuestro animal. Si es posible, salir fuera a la calle y que os avisen cuando ya sea vuestro turno.

5- Existen veterinarios que hacen visitas a domicilio. Es una muy buena opción, no solo para los que tienen perros, si no también para los gatos (que sufren mucho más que los perros cuando se les cambia de lugar).

6- Intentar no hablarle, ni acariciarlo ni darle galletitas si notáis que tiembla y tiene miedo… sólo conseguiréis que se ponga peor ya que verá que le estáis recompensando esa energía.

7- Y lo más importante: Vuestro estado de ánimo. Los perros están muy pendientes de vuestras emociones, si ven que estáis nerviosos, sufriendo, preocupados, etc , sin que os deis cuenta le estáis pasando esas emociones negativas a ellos. Se un reflejo de calma y tranquilidad. Por mucho que os cueste, debéis poner de vuestra parte también si lo queréis ayudar. Sois un espejo para él. Haz teatro y disimula tus emociones, debes ser una fuente de tranquilidad.