Saltar al contenido

Cuando tu perro no para de ladrar.

Cuando tu perro no para de ladrar a todas horas, por cualquier cosa y sin aparente motivo, a eso lo llamo: Ladrido Obsesivo Compulsivo.

Aunque ladrar forma parte de la comunicación verbal de los perros, los ladridos compulsivos son una señal de que hay un problema de ansiedad o frustración en el perro.

Veamos con más detalle algunas de las causas principales que provocan este tipo de reacciones:

Falta de ejercicio:

Un perro que no gasta suficiente energía necesita encontrar un modo de escape para “desahogarse”. Debes ejercitar a tu perro lo suficiente para colmar sus necesidades físicas. El tiempo de los paseos es directamente proporcional a la cantidad de energía y resistencia propia del animal dependiendo de la edad y la raza.

Ansiedad por separación:

Aquí tenemos el rey causante de tantos y tantos problemas en los perros. Ten en cuenta que en la vida salvaje los perros raramente se separan del grupo y se quedan solos, por tanto para ellos es bastante difícil vivir la separación como algo natural. Si quieres ayudarle, debes establecer nuevas rutinas, limites, normas y  afirmarte como líder. Si cambias las rutinas veras como poco a poco dejará de vivir la separación como algo traumático y por consecuencia los gemidos y ladridos irán en descenso.

Frustración:

Si no obtienen algo que desean. Si siempre has accedido a sus peticiones (tirar la pelota, darles de comer, prestarle atención, etc) para conseguir que paren de ladrar, estás perdid@¡ Aunque es muy molesto tener un perro que se pasa el rato ladrando para atraer tu atención, debes tener mucha paciencia y esperar a que calle antes de darle lo que quiere….

Dar cariño en el momento equivocado:

Cuando tu perro está asustado, nervioso, alterado, estresado, inquieto, preocupado o ladrando… sobretodo no trates de calmarlo con caricias o mediante la palabra. Puesto que lo único que vas a conseguir es aumentar ese estado de ánimo en el que se encuentra.

Miedo:

El pero enemigo del perro es el miedo. Si  siente que está ante en una situación que le provoca inseguridad o miedo, se expresará mediante los ladridos para comunicar su estado anímico.

Una combinación de los puntos anteriores:

Es posible que seas un buen líder, pero no vacíes suficientemente la energía de tu perro. Puede que hagas hacer mucho ejercicio pero tiene una relación de apego contigo.Quizás tu perro es inseguro o tímido y tú seas un dueño que actúe con demasiada energía y fuerza para corregirlo…

Cada perro, cada persona es un mundo a parte y aunque en el mundo de los canes rigen las mismas leyes, debes ser capaz de adaptarte y  actuar en consecuencia dependiendo de cada perro y su energía.

Antes de empezar a trabajar con él, aprende a identificar cual es la principal causa que provoca este desajuste psicológico en tu perro. A partir de ese instante puedes empezar a trabajar en la buena dirección. Dale tiempo para que se acostumbre  a los nuevos cambios, cada perro es diferente, debes adaptarte a su ritmo y no pretender que él se adapte al tuyo ya que sería un poco como hacer trampas y te aseguro que no conseguirás ningún resultado. Paciencia y constancia. Te aseguro que un buen día verás la transformación hacerse realidad.