Hoy os daré algunos ejercicios para empezar a trabajar el miedo a los petardos.

El trabajo se centra en sensibilizar al perro tanto de petardos como de truenos, ruidos fuerte, tormentas, etc. Muchos perros no saben como actuar ante ese tipo de situaciones, el estrés y la ansiedad pueden llegar a ser tan fuertes que hasta puede provocar vómitos y desmayos.

La idea de este tipo de trabajo es que el perro asocie los petardos con algo positivo.

Lo ideal es empezar de cachorros, pero si el perro es adulto también podemos ayudarle a que aprende a soportar de mejor manera ese pánico y miedo.

Importante: Ir poco a poco y trabajar de manera progresiva. Las sesiones de trabajo se puede dividir en diferentes días y no forzar al animal si llega un momento del trabajo en el que te muestra sus límites (punto en el que el volumen del sonido ya no es soportable para él).

Primero:

Empezar el trabajo en un espacio interior y que no suponga ningún riesgo para el animal.

Trabaja con la correa puesta sin crear tensión, es decir no tirar de la correa. Pasearas a lo largo del espacio con ruidos de petardos al fondo. ( Puedes buscar en Youtube).

  • La idea es simple: se empieza distrayendo al perro, caminado rápido con él ( puedes usar la correa si lo ves necesario), jugar, saltar, tirarle la pelota, darle órdenes y premiarlo, hacer un recorrido por casa esquivando objetos, etc.
  • Cuando esté centrado en la actividad, pones el ruido de fondo( efecto petardos) con volumen bajo de petardos. Si no se bloquea, si continua con la actividad en el momento del ruido, lo felicitas, no te cortes, que sea una fiesta en casa!
  • Repites el ejercicio y vas aumentando la intensidad si ves que responde positivamente.
  • Si en algún momento se bloquea, quiere huir o para el movimiento, coger la correa ( si la has dejado por el suelo) y desbloquearlo animándole a seguir con el ejercicio apagando el sonido.
Ojo: no fuerces demasiado la correa, lo justo para sacarlo de ese estado. .

El objetivo es que el perro relaciones esa situación de estrés con algo positivo, el juego, vuestras felicitaciones, comida, etc..

Todo perro tiene un límite, en cuanto veáis que se cierra por completo ya podéis para el ejercicio. Hay que trabajar gradualmente y poco a poco, recordar que puede resultar muy difícil para ellos.

Segundo:

Si notáis que supera las etapas con éxito toca= trabajar en el exterior.

Aumentar la dificultad. Explotar globos, pistolas de fogueo, petardos reales de poca intensidad, etc.

  • Acto seguido, si su reacción es buena en un espacio cerrado ya podéis practicar en lugares abiertos. Atención, el lugar no debe suponer un peligro para el animal y deberá ser en un recinto del que no pueda huir. También podréis utilizar una correa más larga en caso de que no tengáis la opción de encontrar un lugar exterior controlado.
  • Jugar y animar al perro lo máximo que podáis, otra persona se sitúa  lejos pero ha una distancia que el animal escuche el ruido. Y hacéis lo mismo que cuando estabais trabajando en casa.

Recordar que cada perro tiene sus límites! Que es un trabajo diario y largo!  Así que paciencia, mucha paciencia y sin nervios.

.