La primavera es la época del año más bonita a mi parecer, pero eso no quiere decir que sea la mejor para nuestros animales de compañía.

Algunas plantas pueden crear alergias, irritaciones, etc y muchos propietarios de perros sabemos que las espigas son una de las plantas más peligrosas para los perros, pero…

sabes decirme ¿cuál es el real peligro de las espigas en los perros?

Las espigas se enganchan en el pelaje del perro para ser “transportada” de un lado a otro. Cuando están secas, se rompen y se descomponen haciendo forma de embudo, hace el efecto de un anzuelo y es por eso que no quedan tan enganchadas en los orificios del perro.

Pero cuando estas se introducen en la piel o orificios de la mascota, hay que acudir de inmediato al veterinario si quieres evitar grabes problemas de salud en tu perro.

Estos son los riesgos que corre tu perro ante las espigas:

La nariz: Los perros al oler, aspiran la espiga y se le entra en las fosas nasales.Las espigas pueden llegar a ponerse dentro de los orificios de la nariz en un lugar muy profundo que a simple vista el ojo humano no siempre puede verla.

Síntomas: el perro no para de estornudar repetidas veces, en algunos casos hasta puede sacar sangre ( pero no siempre es así).

Las orejas: Se introducen en la oreja de manera muy rápida y hasta llegar al tímpano. Cuidado con los perros que tienen orejas muy largas como los Basset Hound o los cockers son un embudo perfecto para dejar paso a que entre la espiga por la oreja.

Síntomas: el perro gira la cabeza de lado y sacude la cabeza.

Los ojos: Al oler y bajar la cabeza, se pueden poner pequeñas partes de las espigas en los parpados del perro.

Síntomas: lagrimas en los ojos, pueden llegar a hacer úlceras.

Los ” dedos”:  Si nos fijamos bien en las patas de los perros hay entre “dedo” y d”dedo” hay como una membrana. La espiga se queda allí en medio y si no se saca a tempo puede introducirse dentro de la piel subiendo poco a poco dentro de la pata pudiendo llegar hasta tocar órganos vitales del animal.

Síntomas: no para de lamerse las patas.

Las espigas son un problema real y serio para los perros.

Que debes hacer: Después de cada paseo hay que cepillar a los perros de pelaje largo, revisar orejas, nariz, las patas y un poco su cuerpo en general.

No dudes en acudir de inmediato al veterinario si sospechas o reconoces cualquier de los síntomas que hemos nombrado…hay perros que han llegado a fallecer por este “intruso” tan pequeño.