Miedo a los petardos: gemidos fuertes, jadeos, taquicardias, alerta constante, pupilas dilatadas, estrés…

Estos son algunos de los síntomas que presentan aquellos perros que sufre un gran miedo cuando escuchan los ruidos.

¿Que hacer con tu perro en noches de verbena?

Estos son algunos consejos que, aunque no eliminará el miedo por completo, ayudarán a vuestros perros a minimizar la situación dentro de lo posible:

Primero:

Y el más importante: Nunca, repito, nunca intentes consolarlo mediante caricias ni palabras si su estado es de temor, ansiedad o preocupación. Eso empeorará la situación. Debes tener una actitud de seguridad y tranquilidad, hacer como que no pasa nada. Disimula, disimula todo lo que puedas por mucho que te cueste ver a tu perro en un estado de pánico total. Es más, si eres capaz debes ignorarlo por completo mejor que mejor. Tu “papel” es ,mostrar un estado de calma y tranquilidad, debes proyectar una energía de equilibrio y seguridad ya que los perros sienten todo lo que te pasa, por mucho que tu no lo veas…

Segundo:

Si tu perro es de los que se refugia en el baño, debajo de la cama, detrás del sofá o cualquier otro rincón de la casa poco “usual”, no intentes sacarlo de allí. Habilita la zona para que esté lo más cómodo posible y deja que pase allí el tiempo que necesite. No le obligues a estar junto a ti si no es lo que quiere. Respeta su decisión. Sea cual sea el lugar en el que tu perro decide ir, déjale, puesto que es donde se siente más protegido.

Tercero:

Cierra todas las ventanas, baja las persianas y las cortinas. Aísla tu casa todo que puedas para disminuir el ruido lo máximo posible.

Cuarto:

Pon la radio o la televisión con el volumen más alto de lo usual. Disimular el estruendo de los petardos puede ayudar  a tu perro.

Quinto:

Si puedes dale de comer horas antes de que empiecen los fuegos, no le des mucha cantidad. Incluso puedes darle en varías tandas a lo largo del día. Y si no quiere comer, no insistas.

Sexto:

Intenta distraerlo con su juego favorito. Si es de los que están “obsesionados” por la pelota, puedes romper las reglas y juega con él dentro de casa si eso lo distrae y lo aleja del miedo.

Séptimo:

En la calle, no lo sueltes. Siempre con correa. Evita así que tu perro salga corriendo si os sorprende un petardo.

Octavo:

Existen remedios o como los llamo yo “parches” como cierto tipo de medicación recetada por tu veterinario ( nunca suministrar ningún medicamento sin consultar a un profesional), que pueden ayudar en los casos más extremos y si no se ha trabajado anteriormente el miedo a los ruidos con su perro.

Nota final:

Se por experiencia que son días muy difíciles para aquellos perros que sufren un gran miedo o pánico a ese tipo de ruidos. Eliminar este tipo de festejos imposible, por eso tenemos que encontrar otras vías que ayuden a nuestros animales. Este tipo de “traumas” deben trabajarse a lo largo del año si queremos obtener resultados efectivos.

Paciencia y calma!!!!