Saltar al contenido

Terapia con animales

Se ha demostrado científicamente que las personas que viven con un animal de compañía, son más felices y visitan menos a su médico. Es por eso que muchos centros han incluido la terapia con animales para tratar con sus pacientes…

¿Sabías que?

Acariciar a un animal provoca una reducción del estrés, la ansiedad y un aumento de la autoestima.

Las personas que viven con una animal de compañía sonríen más. 

Así lo afirman numerosos estudios realizados. Pero, ¿Pueden también ayudar a niños que sufren enfermedades o personas con problemas psicológicos?

La respuesta es un SI rotundo.

La terapia con animales (perros, gatos, delfines, caballos, conejos, hámster, cobayas. etc)  se utiliza como un “plus” a los tratamientos médicos. Sin quererlo, estos  animales se convierten en  co-terapeutas a fin de mejorar el estado tanto mental como físico del paciente…

Los resultados son extraordinarios y aunque no existen milagros son muchos los casos en los que se ha visto una enorme mejora tanto del estado de ánimo del paciente como mejoras en el habla, mejora del sistema motor, del sistema circulatorio, del equilibrio, la coordinación, considerable aumento de la autoestima, mejora la interacción con otras personas, mejora el control de las emociones…

Por supuesto, dependiendo de cada caso, este tipo de terapias siempre deben ser asistidas por logopedas, fisioterapeutas especializados o psicólogos.

Casos en los que se utiliza la terapia animal:

  • Niños o personas que sufren de: parálisis cerebral, espina bífida, autismo, fibrosis quística, síndrome de Down,  retrasos psicomotores…
  • Personas que tienen dificultades para expresar sus sentimientos.
  • Rehabilitación en centros penitenciarios. ( Hombres, mujeres y menores de edad).
  • Residencias de la tercera edad.

Los animales son seres que poseen una sensibilidad y una percepción de las energías que pocos humanos son capaces de sentir, no juzgan ni sienten pena…. Simplemente están presentes, son puros y por consecuencia actúan con total normalidad.

Personalmente desearía que se implantara este tipo de terapias en todos los hospitales e instituciones de España o ya puestos del mundo entero, pero por desgracia aún hay personas reacias a este tipo de terapia….

 

En google encontraréis información de entidades, escuelas e instituciones que os podrán informar y ayudar en caso de que lo necesitéis.